Categoría :

Una buena salud física, mental y emocional es básica para disfrutar al máximo tu relación de pareja. Cuando algo altera este equilibrio, como un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), baja la calidad de vida de las personas y el contacto con su pareja se reduce al mínimo.

De acuerdo con diferentes investigaciones, una persona que padece de un TOC tiene pensamientos repetidos y angustiantes que, cuando no se tratan adecuadamente, se convierten en una pesadilla para ella y para su pareja. ¡No dejes que el TOC entre a tu intimidad!

De acuerdo con Monnica Williams, directora del Center for Mental Health Disparities, de la University of Louisville, un trastorno obsesivo compulsivo daña de forma importante la vida sexual de las personas, a tal grado de abandonarla por completo. Algunas de las formas en que el TOC impacta la vida íntima son:

1. Miedo a las infecciones.

Existen personas con un trastorno obsesivo compulsivo que temen contagiarse con algún virus o bacteria que dañe su salud. Por ello evitan el contacto con la pareja, la visita a baños públicos y hospitales. Algunas exageran en la higiene.

2. Obsesión por los embarazos.

Las personas con un TOC se preocupan excesivamente por quedar embarazadas o embarazar a alguien. Las medidas que realizan son los lavados vaginales en excesos, así como evitar lugares como albercas, baños, entre otros.

3. Orientación sexual.

Alrededor del 10% de los pacientes con TOC sufren de temores de orientación sexual, que incluyen preocupaciones sobre si son homosexuales o heterosexuales.

4. Bajo deseo.

La ansiedad y la depresión que experimenta una persona conTOC reducen el deseo sexual.

5. Obsesión por la limpieza y el orden.

Este TOC está relacionado con el del punto 1, y se puede desencadenar luego de experimentar un cambio drástico como una enfermedad, una ruptura de pareja, la partida de un ser querido e incluso problemas de la infancia. El hecho es que, para quienes lo sufren, el lavado se vuelve un ritual, acompañado por el deseo compulsivo de descontaminar todo lo que se encuentre en su hogar, mantener un orden rígido en sus pertenencias o lavarse las manos constantemente. Desde luego, estos comportamientos afectan en la sexualidad de manera negativa: es la manera más simple de huir, de no vivir el  «aquí  y ahora», de hacer como si no pasara nada y centrarse en la limpieza.

Si tu pareja tiene un TOC (la obsesión por la limpieza y el orden también tiene relación con la baja frecuencia sexual o la ausencia de deseo) o has detectado que tú tienes muchos temores obsesivos, lo mejor es recurrir a una terapia que te ayude a canalizar la energía de forma positiva y evites daños en ti vida íntima.

Recuerda que la comunicación con tu pareja es la clave para detectar a tiempo los problemas y evitar que compliquen la situación, así que platica abiertamente con tu pareja sobre gustos, necesidades y miedos que tengas en la intimidad.

Fuentes: salud180.com, soycarmin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *