Categoría :

La timidez o la vergüenza son de los peores enemigos que puede tener el sexo. Sin embargo, es algo inherente el hecho de sentir vergüenza cuando mantenemos relaciones con alguien a quien acabamos de conocer, con quien no tenemos la suficiente confianza o cuando mantenemos las primeras relaciones sexuales con nuestra pareja. ¡Descubramos más sobre la timidez sexual!

Timidez sexual, ¿cómo vencerla?

La timidez puede producirse por muchas causas, aunque una de las principales suele ocurrir durante las primeras relaciones sexuales que mantenemos con una persona: el miedo o la vergüenza de mostrar nuestro cuerpo desnudo. Esta timidez no solo se produce por el hecho de estar ante otra persona, sino que sentimos vergüenza por nosotros mismos, es decir, no tenemos la suficiente confianza en nosotros mismos como para sentirnos seguros.

Una de las medidas más comunes para evitar la vergüenza de vernos desnudos, es mantener las relaciones sexuales con la luz apagada. Aun así, la timidez puede continuar y causar ciertos problemas, como por ejemplo algunas disfunciones sexuales en ambos sexos, como por ejemplo sufrir eyaculación precoz en los hombres, o que las mujeres no alcancen un buen nivel de excitación y no se produzca una correcta lubricación vaginal.

No existe un método mágico para dejar de sentir vergüenza, lo único que podemos decir es que con el tiempo, según vayamos adquiriendo confianza con nuestra pareja, disminuye notablemente. Es importante dejar de pensar que las relaciones sexuales son una especie de examen que debemos pasar ante nuestra pareja: simplemente relájense y déjense llevar para poder disfrutar.

Del mismo modo, es importante adquirir confianza en nosotros mismos. Muchos hombres y mujeres no tienen la suficiente confianza porque no se sienten a gusto con su propio cuerpo, lo cual nos hace sentir avergonzados a la hora de mostrarnos desnudos. Por lo tanto es importante ganar confianza en nosotros mismos.

Si la timidez persistiera y afecta gravemente a tu vida sexual y a la vida en pareja, siempre es recomendable acudir a un profesional para ver cuál es la causa del problema y tratarlo para poder solucionarlo.

Algunos tips

En caso de que la timidez sexual (de uno o ambos miembros de la pareja) fuese manejable sin ayuda terapéutica, aquí les dejamos seis claves para que puedan trabajarlas y lograr encuentros íntimos mucho más agradables y placenteros:

  1. Tengan en cuenta que todos tenemos vergüenza: incluso la persona más segura de si misma tiene algunos complejos e inseguridades. Realmente, esos pequeños miedos existen en todas las personas, la única diferencia es la forma en que los gestionamos. ¡Todos y todas somos más parecidos de lo que parece!
  2. Todos tenemos complejos: no existen las personas perfectas y, por muy atractivos y fantásticos que seamos, todos nos volvemos críticos con nuestro cuerpo. ¿Qué ocurre entonces? Que estamos más preocupados de nuestros defectos que de disfrutar del encuentro sexual, ¡y eso no puede ser!
  3. Es importante ser uno mismo y disfrutar al máximo: a todos nos gusta ver disfrutar a nuestra pareja ¡que no te de pena que te vean recibiendo placer! Ese podría ser el mayor goce de tu pareja, no interpretes papeles de personas que no eres.
  4. Existen algunos trucos para ganar seguridad: esperar a tu pareja desnudo/a pero debajo de las sábanas, regular la luz para crear un ambiente más relajante y menos explícito, utilizar la ropa que te haga sentir más cómodo/a… hay tantas recetas como personas sobre la tierra, solo necesitas encontrar la que más se ajusta a tus necesidades.
  5. Crea un ambiente a tu medida: muy relacionado con el punto anterior está el hecho de dónde se desarrolla la situación sexual. Si estás más cómodo/a en la cama que en sofá ¡vete para allá!; si prefieres tu casa a la de tu pareja…¡invítale!; si necesitan un «lugar neutral», ¡adelante, hay excelentes moteles! Se trata de ir ganando seguridad poco a poco….
  6. Céntrate en tu placer: generalmente estamos más preocupados de nuestras inseguridades, el entorno y nuestra pareja que de sentir la relación, sencillamente. Céntrate en lo que tus sentidos te pidan y….¡no podrás ocuparte de otra cosa!

Fuentes: mensolutions.es, sexperimentando.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *