Categoría :

Durante el sexo, muchos pensamientos pueden inundar nuestras mentes, ya sea la duda de si lo estamos haciendo bien, si realmente estamos sintiendo placer o haciendo que nuestra pareja lo sienta, o si queremos cumplir alguna fantasía. Sin embargo, lo claro es que estos pensamientos pueden variar en hombres y mujeres.

Aquí te presentamos diez de los pensamientos -cinco de ellas, cinco de ellos- que nos atraviesan de manera más frecuente durante un encuentro íntimo. ¡Presta atención a las pistas que te da tu pareja para saber cómo hacer que disfrute al máximo!

Ellas: placer, tensiones y fantasías

1. “¿No hay manera de que este chico se agote?”

Mientras los hombres pueden alcanzar el orgasmo en cinco minutos, las mujeres tardan un promedio de veinte minutos. Por suerte, existen posturas que ayudan a que ellos puedan retrasar el orgasmo para que ambas partes alcancen el clímax.  Sin embargo, la resistencia en la cama está sobrevalorada. Esto no quiere decir que exista un tiempo concreto que deba durar el sexo, pero en ocasiones para ellas puede llegar a hacerse eterno: esto se debe a que la lubricación de vagina no es ilimitada, y retrasar mucho el acto –sin acompañarlo de lubricantes o excitantes cambios de postura– puede llegar a ser molesto e incluso doloroso.

2. “Que no se me olvide que mañana tengo que hacer…”

La falta de concentración es bastante común entre las mujeres y deriva en que sus mentes terminen por pensar en cualquier otra cosa mientras practican sexo. Puede surgir como consecuencia de que quizás ella ya haya llegado al orgasmo, que tenga claro que no va a alcanzarlo y se dé por perdida, o al estrés por los quehaceres de la vida cotidiana. Tratar de volver a meterse en situación no es siempre tarea fácil y se convierte en un reto. Una de las principales dificultades para alcanzar el clímax es precisamente tener que pensarlo: es más sencillo alcanzar el orgasmo si dejamos que todo fluya sin pensar demasiado.

3. “Quiero tener un orgasmo pero no quiero que esto se acabe”

Del otro lado, están esas situaciones en que las mujeres se lo están pasando tan bien que, aunque puedan alcanzar el orgasmo en ese mismo momento, retrasan el clímax para seguir disfrutando del placer. Como decimos, el orgasmo no lo es todo, pero a veces ellas lo retrasan para que el acto no acabe. Claro que no tiene por qué acabar y, con suerte y práctica, incluso podrían tener más de un orgasmo.

4. Pensar en otra persona.

En ocasiones, las mujeres imaginan que están en la cama con una persona diferente. Alguien del trabajo, un hombre que haya llamado su atención a lo largo de su vida o incluso un personaje inventado. Fantasías e imaginaciones que reproducen en sus mentes para concentrarse y evitar pensar en otras cosas, como en el punto 2. Aunque son conscientes de que pensar en otro hombre no es lo más romántico ni respetuoso del mundo, lo hacen porque saben que así alcanzarán el orgasmo más rápido.

5. “Sigue haciendo eso, sigue haciendo eso… No, ¿por qué paras?”

Una vez se encuentra el movimiento adecuado, romper con el ritmo puede hacer que ella no alcance el orgasmo. Pero quizás no siempre se muestra correctamente que no debe cambiarse de postura: si te dice que sigas así, hazlo. Y si no te lo dice, que también puede pasar, trata de interpretar sus gemidos y agarrones para que no dejes de hacerlo.

Ellos: preocupaciones, disfrute y dudas

1. “¡Eres perfecta!”

A diferencia de lo que las mujeres creen, los hombres no están mirando minuciosamente ni criticando el cuerpo. Si una mujer tiene celulitis, estrías o algunos ‘gorditos’, a ellos realmente no les importa demasiado, pues es más importante la conexión con esa persona. El mejor cuerpo del mundo es ese que queda expuesto por primera vez ante sus ojos.

2. Canciones y números

Cuando sienten que terminarán antes que ellas, los hombres hacen de todo por retrasar el orgasmo, como cantar mentalmente las canciones más raras o incluso ponerse a contar números. Lo que sea que ayude es bienvenido.

3. Las erecciones

Realmente les preocupa no poder tener una erección, o perderla cuando esté en su máximo esplendor. Normalmente esto no es un problema cuando no se tiene algún problema de salud, pero se puede presentar si se está bajo mucho estrés, si se tiene mucho cansancio o se bebió demasiado alcohol.

4. “¿Le gustará?”

Este es uno de los principales pensamientos que los invaden, pues es fundamental que las mujeres disfruten igual que ellos. Si quieren intentar algo nuevo, tal vez sientan pena por decirlo, pero siempre buscarán la forma de hacerlo.

5. “¡Está pasando!”

Los hombres también se emocionan, sienten mariposas en el estómago y muchos nervios, pero difícilmente lo dirán. Saber que están con una mujer sexy que les encanta de los pies a la cabeza, desata una ola de hormonas que los hace sentir felices y eso es algo que les encanta. A ellos les encanta el sexo, pero si están con alguien que realmente les enloquece, ese momento es el mejor.

Fuentes: elconfidencial.com, larepublica.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *