Categoría :

Una pareja teniendo sexo y llegando al orgasmo al mismo tiempo. Esa sería la imagen de la relación sexual ideal pero… ¿es una imagen real? Sí, lo es, pero conseguirla podría ser más fácil si no nos complicáramos tanto y pusiéramos el foco en lo que de veras importa.

Es decir, hay muchos artículos y tutoriales donde se afirma que no tener un orgasmo simultáneo con la pareja es un problema mucho más habitual de lo que se piensa. Pero la verdad es que tampoco se trata de un problema: cada persona es diferente y nuestros cuerpos no tienen, exactamente, el mismo ritmo en su respuesta sexual.

Por eso, alcanzar el clímax al mismo tiempo no es nada fácil. Pero nos hemos emperrado en perseguirlo como si estuviéramos diseñados para ello, y si no lo conseguimos es que “somos raros”. Pues no, quien no consigue el orgasmo al mismo tiempo que su pareja… es una persona absolutamente normal y corriente.

Eso, para empezar a relajarnos. Una vez relajados, siguiendo las pistas de este artículo y con mucha paciencia y dedicación, el camino hacia el placer compartido resultará mucho menos angustiante: si lo alcanzamos, será fantástico; y si no, al menos habremos disfrutado la búsqueda sin estrés.

Qué se necesita

Mucho autoconocimiento. Primero, cada integrante de la pareja debe identificar su propio ritmo sexual, las zonas de su cuerpo más sensibles y placenteras y las prácticas o posiciones que prefiere poner en acción en la intimidad. Luego tendrán que llegar al mismo nivel de conocimiento mutuo: entre más sexo tengan, mejor se conocerán y descubrirán cómo pueden darse más placer. La mejor manera de alcanzar el clímax al mismo tiempo es practicar de manera frecuente y experimentar siempre cosas nuevas, como por ejemplo visitar un motel.

Hacerlo en un ambiente íntimo: Encontrar el espacio ideal para relajarse y dejarse llevar por la pasión, es importantísimo. ¿Cómo lograrlo?  Busquen elementos que ambos disfruten: velas aromáticas, inciensos, música romántica y hasta platillos exóticos o postres de los que puedan disfrutar durante el encuentro. Otro detalle clave es la iluminación, de preferencia tenue.

Miradas sensuales: Mirarse directamente a los ojos mientras tienen sexo es otro recurso que ayuda al placer conjunto. Aunque al principio pueda ser incómodo para algunas personas, es importante hacerlo ya que esta técnica los ayudará a sincronizar sus respiraciones y los relajará. Si te cuesta trabajo mantener el contacto visual con tu pareja, les recomendamos empezar a verse fijamente durante algunos segundos y hacerlo, poco a poco, con mayor frecuencia y durante más tiempo.

Ritmo coordinado: Suban y bajen la intensidad de las caricias. Esta es una manera efectiva de sentir más placer. Tomen turnos para usar sus manos y boca de la manera más creativa que se les ocurra, ¡echen a volar su imaginación!

Exploren sus límites: Si sientes que tu pareja está por alcanzar el clímax, pero tú deseas que su encuentro dure más tiempo porque no estás cerca de llegar al orgasmo, cambia de posición y empieza un nuevo juego de caricias. También puedes pedirle que te toque o bese de la forma en que más te gusta. Esto los ayudará a disfrutar por más tiempo ¡y aumentará sus posibilidades de alcanzar el orgasmo al mismo tiempo!

Desterrar falsas creencias: El problema no es conseguir o no el orgasmo simultáneo, sino todas las creencias asociadas a este hecho. Como dijimos al comienzo, no hay nada de raro o «enfermizo» en gozar antes o después que tu pareja. Siempre que ambos se preocupen por el goce mutuo, sin importar si lo consiguen al mismo tiempo o no, habrán vivido un encuentro placentero y tendrán una deliciosa excusa para seguir intentándolo la próxima vez.

Fuentes: elperiodico.com, glamour.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *