Categoría :

Hollywood y las telenovelas nos convencieron de que las relaciones deben tener muchos conflictos, escenas dramáticas y, ante cada obstáculo, uno de los miembros de la pareja debe hacer algún gran gesto para ganar de nuevo el amor perdido.

Pero la realidad es muy distinta: cuando somos personas adultas, no hay nada mejor que una relación tranquila y sin conflictos ni peleas , con confianza, admiración y respeto mutuos. ¿Crees que tu relación tienen esa madurez? Descúbrelo con estas señales:

1- Imaginas un futuro con esa persona

Cuando inicias una relación con alguien, a menudo da algo de miedo hablar sobre el futuro o hacer planes. Pero si la relación es madura no existen dudas: sabes que tu compañero/a estará siempre ahí para ti, no importa si se trata de algunos días, meses, o incluso años.

2- No tienen que estar todo el tiempo juntos

Es normal que cuando empezamos una relación queramos estar mucho tiempo con nuestra pareja, escribirle a cada momento y compartir todas las actividades. Sin embargo cuando estás en una relación madura entiendes que cada persona tiene su espacio e intereses propios que son igual de importantes. No hay que estar todo el día juntos para demostrar cariño.

3- Hay una buena comunicación

En una relación madura, no temes decirle a tu pareja si hizo algo que te molestó y cómo pueden arreglarlo. No se trata se discutir y estar de acuerdo cada pequeño detalle, pero sí dejar claro cuáles son las cosas que nos molestan y cómo podemos ceder en aquellas cosas que a nuestra pareja no le gustan tanto.

4- No se juzgan por su pasado

Ambos entienden que no se puede hacer nada con lo que ya pasó y, por el contrario, se ayudan mutuamente a superar conflictos y traumas que pueden traer consigo.

5- Tu pareja saca lo mejor de ti

Cuando estás con alguien y eres feliz, eso afecta positivamente todos los aspectos de tu vida. En una relación madura, tu pareja te apoyará y se esforzará para que logres todos tus objetivos, y tú harás lo mismo.

6- Hay plena confianza

Ya no te acuerdas cuándo fue la última vez que sentiste celos. En una relación madura, cada uno de sus miembros está seguro del nivel compromiso de su pareja y la confianza es constante. Cuando te dice que saldrá con sus amigos o simplemente quiere pasar un tiempo a solas, jamás lo pones en duda.

7- No buscas cambiar su modo de ser

Amar implica aceptar a tu pareja tal y como es, con sus cualidades y defectos. Si siempre estás buscando cambiar su forma de ser, o él/ella busca cambiarte a ti, tal vez tu relación no es tan madura como pensabas.

8- Las discusiones son productivas

En una relación madura no hay tantas discusiones. Pero cuando las hay, cada uno escucha abiertamente a su compañero/a con mucho respeto, y obtiene una buena retroalimentación sobre sí mismo y la relación. No hay gritos o insultos.

9- Muestran su amor con acciones, más que con palabras

Claro, a todas las personas nos encanta oír un “te quiero” o “te amo”, pero sabemos que una relación madura va mucho más allá. Puede que tu pareja -o tú mismo/a- no diga esta frase todo el tiempo, pero si se preocupa por tu bienestar, tus intereses y te ayuda a ser mejor cada día, es seguro que te ama y que su relación marcha por buen camino.

10- Se siente sencillo

Una relación no debe sentirse como si debieras «aguantar» a alguien, o como si estuvieras en una lucha constante en la que sientas miedo o ansiedad. Una relación madura no se siente como una tarea difícil; al contrario, debe sentirse muy sencilla, divertida y, sobre todo, hacerte muy feliz.

Y para el final, algo muy importante: vivir un amor y una sexualidad en este marco de madurez potencia la persona, la relación, y responde al valor de la persona humana.

Fuentes: fucsia.co, vix.com, fsh.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *